Banda

[rev_slider banda]

GÉNESIS

En abril de 2009 comenzaron a escucharse un par de guitarras y un bajo, una batería y un teclado; la ciudad mexicana de Guadalajara se llenó de acordes y una voz profunda y gutural propios del metal; nació una nueva banda; ¿su nombre?: Rain Shatter.

“Estos muchachos tocan bien”, dijeron los entendidos cuando escucharon su música en los bares. Cinco músicos integraron la agrupación: Ricardo Mariño en la batería, Samuel Lara y Fernando Estévez con las guitarras, “Rodo” Giles en el bajo y Luis Rodríguez en el teclado, a la vez que canta. Desde entonces se multiplicaron los bares y las fiestas en que los contrataban, el público les respondió de manera más que positiva y Rain Shatter comenzó a ser una referencia de la escena tapatía.

Conforme van consolidándose también se consolida su confianza y en noviembre de 2009 deciden participar en un concurso local, junto a una treintena de bandas locales. Rain Shatter resultó el ganador. El premio fue la oportunidad de grabar su primer demo, y en diciembre de ese mismo año comienzan pues a grabar su primer trabajo.

Llega el 2010 y la banda sale por primera vez de su ciudad, pues en febrero los contratan para ir a tocar a Mixquiahuala, Hidalgo, donde el público los recibe de manera extraordinaria. Esa misma respuesta se la siguen dando en Guadalajara, ganando cada vez más seguidores, pues seguían reconociendo su calidad musical y la energía que proyectan sobre el escenario.

En julio del mismo año presentan la maquila de su demo en el Foro Larva, un importante espacio para la cultura y las artes en el centro histórico de Guadalajara pero, como suele pasarle a la mayoría, uno de su miembros sale, Rodolfo Giles (bajo) se ve obligado a dejar la agrupación.

SUCEDE HASTA EN LAS MEJORES BANDAS

Pero eso no desalentó a los músicos, al contrario, aun sin un bajista tocaron así durante algunos meses, mientras buscaban a uno nuevo, por lo que contrataron sólo de forma eventual a Eduardo “Malambres” Arellano para presentaciones de cierre de año. Con esta formación realizaron varias presentaciones dentro y fuera de su ciudad de origen, e incluso fueron convocados a tocar el 4 de diciembre en el Teatro Diana, uno de los lugares con mayor renombre e importancia en la capital jalisciense.

En este punto su motivación crecía, pues comenzaron a vender su mercancía y la gente seguía respondiendo de manera muy positiva y continuaban ganando seguidores. Ante tal circunstancia la integración del “Malambres” fue muy buena y decidieron que se quedara como el bajista de planta con los Rain Shatter.

Ya en el 2011 aunque el año pintaba difícil, sólo fue algo lento, pues a pesar de ello tuvieron algunas presentaciones dentro y fuera de la ciudad, y más: para octubre entraron al estudio a grabar su primer disco.

Incluso en noviembre participaron en el festival de música metal más importante del occidente del país, el Hell and Heaven Metal Fest, donde compartieron escenario con bandas de gran trayectoria e importancia como Megadeth, All Shall Perish, Vital Remains, Fear Factory, entre otras. Lamentablemente algo volvió a suceder, otro miembro se retiró por razones personales, el guitarrista Samuel Lara.

CONSOLIDACIÓN: EL WACKEN

Ese año (2011) la banda cerró con un integrante menos, y los ánimos estaban decayendo, incluso pensaron en terminar con el proyecto, pero no sabían que vendría la oportunidad que dispararía a la banda muy alto: la oportunidad de competir en la Batalla por el Wacken México 2012. Se inscribieron y comenzaron a buscar al integrante que les faltaba.

Sin embargo la prueba era difícil, probaron a varios guitarristas pero sin éxito. Por fin invitaron a un viejo amigo, César Ortega, ex guitarrista de Mechanical Corvus, quien siendo un estupendo músico con 15 años de experiencia aplaudía el proyecto de Rain Shatter, por lo que rápidamente aceptó unirse con el grupo.

Pero quedaba poco tiempo, tenía aproximadamente un mes para prepararse para la batalla, por lo que los ensayos fueron arduos y sus esfuerzos casi sobrehumanos, y así lograron estar listos para viajar por vez primera a la capital del país, donde tendría lugar la competencia por el Wacken, considerado uno de los festivales con mayor importancia y proyección del metal a nivel mundial.

En la capital tocaron en un escenario muy importante, el llamado Circo Volador, donde ganan su pase a la final en primer lugar de su grupo. Al día siguiente tocan en el archifamoso Tianguis del Chopo, donde los recibieron con vítores y gloria. Una banda tapatía había conquistado al público capitalino, exigente y conocedor de la buena música.

Para el día siguiente tocaron en la final de la batalla, compitiendo entre las mejores 10 bandas del país y resultó que ganaron el primer lugar. Era un hecho: Rain Shatter representaría a México en Alemania, ganaron su pase al Wacken.

Pero el premio trajo una responsabilidad, y con ello cierto estrés, ya que la banda había adquirido deberes de forma muy repentina, como preparar el papeleo necesario para el viaje para viajar a Europa, y también los fondos, ya que la agrupación no contaba con el dinero necesario.

Aunque también trajo satisfacción, ahora Rain Shatter era más conocido y sus seguidores siguieron creciendo ahora en forma magnificada además de abrirse nuevas puertas para tocadas de mayor importancia, ya que a partir de ello tuvieron la oportunidad de abrirle un concierto a una banda internacional, la legendaria Vader.

Seguían preparándose y actuando en diversas presentaciones, mientras tanto también presentaban su primer disco oficial a principios de julio: “Reborn”.

Luego de un arduo trabajo, ya el 26 de julio partieron a la capital de país, para el 27 tomar el vuelo rumbo al viejo continente, y el 28 por la noche ya pernoctaban en Hamburgo.

Finalmente llegó la fecha: el primero de agosto, día en que compartieron el escenario del Wacken Open Air Festival con bandas de la talla de In Flames, Machine Head, The Black Dalhia Murder, Cradle of Filth, Scorpions y Sepultura, entre otros.

SIGUEN SIEMPRE SU FILOSOFÍA

Volvieron a Guadalajara y aconteció que César Ortega decidió salir de la banda pero rápido se integró Alejandro Ortega, con quien la agrupación inició su primer tour por la Republica Mexicana, presentándose en las ciudades más importantes del país, con el que siguió cosechando reconocimiento.

Ya en 2013 Rain Shatter se presentó nuevamente en el Hell And Heaven Fest, donde tocaron bandas como Anthrax, In Flames, Motorhead, Exodus, Sodom, entre otros. Entonces la banda presenta una canción inédita, “Astounding” y deciden filmar su primer videoclip. También tocaron junto a bandas como Veil of Maya en Guadalajara y Soilwork en el Distrito Federal.

Ahora trabajan en la composición de su nuevo disco, pero nunca sin perder de vista su filosofía: que es divertirse con lo que hacen y dar al público materiales de la mejor calidad. Por esto y más Rain Shatter tiene ya su nombre en la escena metalera mexicana. Mientras lo sigan logrando, dicen los propios artistas: Rain Shatter seguirá existiendo.